Hablemos claro

Comunicado de la Asociación 3 de Noviembre de 1730 Fuerte Santa Bárbara

  • La reconstrucción del Fuerte Santa Bárbara es posible, todo aquel que diga lo contrario miente.
  • No existe ninguna ley, ni a nivel estatal ni a nivel autonómico que prohíba la reconstrucción, quien diga lo contrario miente.
  • Es ruin y rastrero que gente sin conocimientos constatados en el tema, se dedique a mandar dardos envenenados a nuestra Asociación sin aportar nada que demuestre sus palabras. La opinión publica merece saber la verdad. Dad la cara y demostrad, con documentos y leyes, el peso de vuestras palabras, pero no podéis.

Es cierto que las leyes de patrimonio española y autonómica dicen “se evitará en lo posible la reconstrucción”, pero no la prohíbe. De hecho, todavía no hace ni un mes que se ha aprobado en Tarifa una reconstrucción, una garita que fue destruida por el temporal.

También es cierto que es muy difícil que se autorice una reconstrucción porque se exige mucha documentación y siempre queda a criterio de la Junta si lo aportado es suficiente para autorizar la reconstrucción.

Hace dos años nuestra Asociación, por medio del arquitecto D. Alberto Bonelo, se ofreció al Ayuntamiento para la elaboración del proyecto de reconstrucción y toda esa documentación necesaria. Si se aprobaba, el éxito sería del Ayuntamiento, si lo rechazaban el fracaso seria de la Asociación. Pero, en lugar de apostar por el proyecto, decidieron acusarnos de querer hacer un hotel, cuando es de sobras conocido que las ruinas del Fuerte Santa Bárbara son propiedad municipal y, por consiguiente es el Ayuntamiento el único con poder para decidir qué se puede hacer y qué no. Una propuesta para amortizar la inversión la convirtieron en “la razón principal” para negarse a realizarlo.

Tras la negativa municipal, decidimos rebajar nuestras expectativas con el fin de conseguir, al menos, poner en valor las ruinas y convertirlo en atractivo turístico para La Línea, y así se hace un proyecto de una primera fase de rehabilitación. Este proyecto se le entrega al Ayuntamiento y se firma un convenio de colaboración en el que el consistorio se compromete a buscar fórmulas de financiación para realizar el 100% del proyecto.

Con posterioridad a la firma del convenio, el Ayuntamiento nos solicita la inclusión en un nuevo proyecto (“Arquitectura defensiva de La Línea, ciudad fronteriza”), pero en este proyecto no se incluye el 100% de nuestro proyecto, sino solo una pequeña parte, destinando el montante mayor a los búnkeres, aunque utilizando para ello toda la historia de La Línea de Contravalación.

Tras tener conocimiento del incumplimiento del consistorio con el acuerdo firmado, hay un cruce de declaraciones que culminan con un distanciamiento entre Asociación y Ayuntamiento que prácticamente ha perdurado hasta hace muy poco que, gracias a la intervención de nuestro Alcalde, parece que retomamos el dialogo.

Durante todo este tiempo, viendo el apoyo popular y de múltiples organizaciones que tiene nuestro proyecto, una serie de personajes cuyo único interés es el propio y nunca otro, aunque lo disfracen de reivindicativos, se han dedicado a ir mandando mensajes con terceras personas, insultando, malmetiendo y provocando reacciones adversas y desproporcionadas por parte de miembros de nuestra Asociación, para luego realizar capturas de pantallas e ir enseñándolas por ahí acusando al autor y, hasta ahora, ir consiguiendo sus objetivos.

Pero sabemos quiénes sois, probablemente no todos, pero sí unos pocos; ya vuestros dardos envenados, vuestras viles y retorcidas tretas  no valen. Ojalá dierais la cara y pudiéramos defendernos de frente, pero eso no va a ocurrir. Los problemas personales que tenéis con algún miembro de nuestra Asociación, que es lo que os hace actuar así, los utilizáis para hacer daño a nuestro pueblo, a nuestra gente y a nuestra Asociación.

Antes de que nuestra Asociación apareciera en escena, nadie, repetimos nadie, se ha preocupado por la recuperación y puesta en valor de nuestro patrimonio, mucho menos de defenderlo. Calladitos habéis permitido que desaparezcan los restos del fuerte de San Felipe sin hacer nada por impedirlo, habéis permitido que desaparezca lo que quedaba de la batería de la princesa, os ha importado un bledo el estado del fuerte de Santa Bárbara, el baluarte de San Benito y el trozo de línea de contravalación entre el fuerte y este baluarte, el deterioro y abandono de la primera torre y, con posterioridad a la presentación de nuestra Asociación y su proyecto, no habéis hecho nada más que intentar desprestigiar a la Asociación y todo lo que pueda significar la recuperación del patrimonio. Lo poco que habéis hecho, o habéis intentado hacer, ha ido más encaminado al beneficio propio que en ponerlo en valor para toda la ciudadanía e intentar convertirlo en parte del motor económico de la ciudad.

El trabajo realizado con la oferta educativa, colectivos sociales y asociaciones no va a ser acallado, no puede ser en vano. Esa puntuación de 5 sobre 5 dada por todos los colegios que visitaron las ruinas, la gratitud de asociaciones como esclerosis múltiple, Nakera Romí, Faisem y otras muchas , los últimos fichajes destinados a cubrir todos los campos de actuación, el interés mostrado por la BBC, personajes públicos y políticos influyentes de nuestra vecina Gibraltar no lo vais a neutralizar contando mentiras en los bares por las noches.

Tendréis que demostrar que tenéis mejores proyectos y que estáis dispuestos a acometerlos, las descalificaciones ya no son moneda de cambio, solo los actos son moneda legal y de eso tenéis muy poco o nada.

Y pese a quien le pese, salvo que políticamente se decida excluirnos, mantendremos las visitas guiadas al Fuerte Santa Bárbara, volveremos a estar en la oferta educativa con el reto de mejorar en calidad nuestras intervenciones y conseguir que el número de colegios y de alumnos continúe subiendo y, cómo no, seguiremos en la brecha con más ganas si cabe cada vez que mandáis uno de esos dardos envenenados hasta conseguir nuestros objetivos.

Por cierto no molestaros en hacer capturas de este comunicado, no va a hacer falta, porque es público y nos encargaremos de que llegue a todos los que ustedes queráis que llegue, integro hasta la última palabra.