Breve sinopsis histórica

Ya se habla de lo que hoy es el barrio de la Atunara en tiempos de los fenicios, que parece ser fueron los primeros en utilizar las almadrabas en esta zona.

En 1309, Fernando IV de Castilla, «el Emplazado», se apodera de Gibraltar, debido a los continuos ataques y desguarnecida que estaba la plaza. Gibraltar fue valorada como «ciudad de alto riesgo» y se crearon una serie de privilegios concedidos a aquellas personas que vivieran en Gibraltar durante un año y un día.

En 1349, cuando el rey Alfonso XI de Castilla, «el Justiciero», en su lucha contra los musulmanes, asedió Gibraltar, lo primero que hizo fue destruir todos los campos y sembrados que había en los terrenos donde hoy en día se asienta La Línea para evitar que los sitiados tuvieran alimentos.

En 1350, víctima de la epidemia de peste negra o bubónica, Alfonso XI moría en La Línea, probablemente en la Atunara donde, parece ser, tuvo su campamento.

En 1436, el Conde de Niebla, Enrique de Guzmán, asaltó Gibraltar, pero su ataque fue repelido y las fuerzas de Castilla sufrieron grandes bajas. Finalmente, el Duque de Medina Sidonia reconquistó Gibraltar en 1462 y acabó con 750 años de control musulmán.

Enrique IV de Castilla declaró que Gibraltar pasaría a ser patrimonio de la corona de Castilla. Incluso añadió el título de «Rey de Gibraltar». Ese mismo año, Enrique IV anexionó el territorio del pueblo de Algeciras al de Gibraltar para crear unas tierras que pasarían a llamarse el Campo Llano de Gibraltar. Solo un año después Enrique se convertiría en el primer monarca cristiano en visitar Gibraltar.

En 1501, Gibraltar pasa a manos de los Reyes Católicos. Ese mismo año, Isabel I emitió una autorización real desde Toledo concediéndole a Gibraltar el escudo de armas que luce actualmente.

El 22 de diciembre de 1501, Garcilaso de la Vega, padre del célebre poeta con el mismo nombre, es enviado por los Reyes Católicos para hacerse cargo de Gibraltar en nombre de la corona.

El pendón de Gibraltar fue bordado por Juana la Loca en Tordesillas. Si tenemos en cuenta que fue recluida en 1509, podemos suponer que el bordado fue posterior a su encierro. Actualmente se encuentra, junto con las llaves de la ciudad de Gibraltar, en el Museo de San Roque.

En 1516, Carlos I de España y V de Alemania sucede a Fernando el Católico, y el 20 de marzo de 1535, Álvaro de Bazán, se hace cargo de la alcaldía hasta la mayoría de edad de su hijo Álvaro, y recibe, en Gibraltar, en persona, el escudo de armas de manos del soberano, quien firma la concesión en dicha ciudad.

En 1540, Jeireddín Barbarroja desembarca el Gibraltar pero no con la intención de conquistarla, sino de saquearla. Mata, saquea y se lleva a hombres, niños, mujeres y doncellas para el mercado de esclavos.

El 15 de enero de 1556, Felipe II, «el Prudente» se convierte en rey de España. Durante su reinado, los turcos acosaron sobremanera Gibraltar y sus costas con continuas incursiones; reforzó las defensas de Gibraltar construyendo el baluarte de Santa Cruz y el de nuestra señora del Rosario y reconstruyó y amplió mucho de lo existente.

En 1581, Juan Mateos convirtió su casa en Hospital y dedico toda su riqueza a ese hospital. Cuando se quedó sin dinero se fue a pedir limosna para mantenerlo y, por último, los religiosos de San Juan de Dios lo ampliaron y mantuvieron.

El 13 de septiembre de 1598 Felipe III, «el Piadoso», sucede en la corona de España a su difunto padre, con continuas incursiones turcas azotando las costas y barcos. Por ejemplo, en 1605 el Marqués de Villafranca, D. Pedro de Toledo captura 11 bajeles turcos «destinados a insultar y robar las marinas de España».

En 1618 Felipe III decide «edificar castillos en toda la costa desde el extremo occidental del reino de Granada, que corre hasta cerca de Guadiaro a tres leguas y cuarto de Gibraltar, hasta los límites del reino de Portugal. Levantáronse cuarenta y cuatro torres y Castillos con proporcionada distancia y situación para que de unas a otras se pudieran descubrir los hachos que las escuchas levantaban de noche, y las ahumadas que daban las atalayas del día para poner en arma en muy breve tiempo toda la marina.»

El último día de Marzo de 1621 empuñó el cetro de España Felipe IV, «el Grande» o «el Rey Planeta», y a finales de marzo de 1624 el monarca llegó a Gibraltar acompañado por el duque de Medina Sidonia, visitó el muelle y la fortaleza y dio órdenes para adelantarla y guarnecerla.

En 1649, una nueva epidemia de peste tifoidea causó grandes estragos en Gibraltar, al ser un lugar insalubre y aglomerado, que mató casi a una cuarta parte de su población. En estas fechas todo el terreno inmediato en más de una legua en cuadro estaba poblado de viñas y pequeñas alquerías.

En 1675, Carlos II, «el Hechizado» es coronado rey de España y en 1689 Luis XIV de Francia (el «Rey Sol») le declara la guerra. En 1693 hubo un gran combate contra la flota francesa que perseguía a los barcos que se habían amparado en Gibraltar.

En 1700 muere Carlos II y deja por absoluto heredero de sus estados a Felipe, duque de Anjou. Una vez nombrado rey en la corte de Madrid como Felipe V «el Animoso», no le reconocen Inglaterra, Holanda, Portugal, Saboya, etc…

Bibliografía